Me presentaste a princesas abúlicas que dependían de otro para encontrar la felicidad, y me ilusionaste con el matrimonio mucho antes de que entendiera lo que era amar. Dijiste: “el misterio has de trabajar porque es la única forma de mostrarle a la persona que te puede valorar”, y me acorralaste en Navidad para regalarme una pintura con la que no poder expresar, pero si maquillar.

Solo temo a todo aquello que quiero, y por no quererme a mí misma no me permito tener.

Ane Santiago

Desaprender para empezar a ser, ese es el reto al que uno se ha de someter. Mirarnos y adorarnos, y quien nos cree narcisistas es porque lo ha olvidado. No recuerda que quererse es legítimo y que odiarse ha dejado de ser prioritario. Basta ya de hacernos daño, es hora de dar el paso.

Esperaba que alguien me dijese qué había de bueno en mí. Más tarde me pregunté si sería por eso por lo que había muchas más mujeres que hombres en el rancho. Todo el tiempo que había dedicado a prepararme, esos artículos que enseñaban que la vida no era más que una sala de espera, hasta que alguien se fijara en ti… Los chicos habían dedicado ese tiempo a convertirse en ellos mismos.

Emma Cline

Eyeliner, sombra de ojos, rímel, fijador de cejas, base de maquillaje, corrector, antiojeras, colorete, bronceador, lápiz, barra de labios y toda una larga lista de prendas de nombre ‘x’ y apellido push-up junto con el eslogan de “amando la autoestima de la mujer desde 1977” que encabeza Victoria Secret, no parece muy sensato. Pero, ser esa mujer despampanante a la que el pelo le ondea al viento, los pechos se le mantienen prietos y siempre le acompañan las palabras ‘sexy, espectacular, rompedora’ y un cuenco para las babas, cobra mucho sentido cuando desde siempre te han exigido que seas tal cual esas damas.

*

Hemos creado un imperio de la insatisfacción con uno mismo, donde comprar nos calma y volver a hacerlo nos desarma. No conseguimos frenar, sino germinar la idea de que fuera está lo que debemos buscar, cuando en realidad en el exterior no nos vamos a encontrar. Dime quien subió a la pirámide de Maslow alcanzando la cima empezando por arriba. Pasa por cada estado y cuando hayas llegado, mírate y piensa si es una bolsa de Dior lo que has necesitado.

Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.

Locke

En el mundo ideado por los juiciosos, las mujeres que tienen curvas se comen la parte de las más delgadas, así estas no vomitan y nadie ha de fregar los restos de una ensalada. Porque todo es blanco o negro y quien usa una talla 32 es una anoréxica y la que viste un 42 una obesa. Nos criticamos y nos hacemos daño y por no estar a gusto con quien habitamos hacemos inseguros a aquellos a los que envidiamos. Somos ediciones limitadas, pero sin recular escalonamos las portadas llamando a unas feas y a otras guapas. ¿Qué es la belleza? ¿No es acaso lo mismo que el arte? ¿Algo que nos mueve por dentro y no nos vuelve a dejar como antes?

¿Cómo entonces puede estar tan claro algo que ya es subjetivo de antemano? Los cánones de belleza pertenecen al mercado bursátil; las acciones suben y bajan. Dime entonces, ¿qué valor tiene que te aclamen hoy de diosa si mañana lo harán de diabla? La Venus de Milo no posee brazos y aún así es alabada desde hace siglos por todo ser humano, ser comparada con La maja desnuda de Goya es lo mismo que dejar maravillada y no tenía ni la ingle depilada, Las tres Gracias de Pablo Rubens fueron otrora admiradas y tenían celulitis hasta en la espalda y hasta Eva, de Alberto Durero  que incitó a Adán a comerse la manzana, hoy no sería ni Miss España.

La belleza y los clichés están hechos de miedo. No me extraña que seas fea si los has asustado a todos (…). Ser fea es abrir la boca y enseñar los dientes (…). Hija mía, espero que te llamen fea todos los días de tu vida. Espero seas inteligente para entenderlo, y espero que seas valiente para no querer cambiarlo.

Ane Santiago


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *