Blog> Picotazos de realidad> A través de la historia> La apolínea de lo dionisíaco

La apolínea de lo dionisíaco

Haces que el rostro no se cubra de arrugas al acabar el verano y que tras tus colores conozcamos como era la tez de las mujeres que por Versalles caminaron. Nos haces pensar y meditar que esta realidad podría ser solo una más en la que a unos artistas miles de millones de personas han mandado dibujar. Apaciguas nuestras pulsaciones o las haces aumentar en función de cuales sean tus técnicas o tus sueños al pintar.

Fuiste tú Leonardo, quien tras La Gioconda ocultaste tu obsesión por observar a todos aquellos que por tu obra dardos hicieran explotar. Mantuviste su secreto, quizás porque fueras bueno o simplemente porque ni tú lo pudiste desvelar. Buscaste la perfección con tu Hombre de Vitruvio y nos hiciste valorar que igual tú también deseabas mejorar.

A TRAVÉS DE LA HISTORIA. 4-LA APOLÍNEA DE LO DIONISÍACO, arte, pinturas, feminismo, actualidad, historia, realidad, modernismo, impresionismo, realismo, Mona Lisa, Leonardo Da Vinci, Hombre de Vitruvio, Miguel Ángel, Edgar Degas,
Da Vinci, Leonardo. La Gioconda

Porque hay quien te llama humanista, y eso está claro, pero al apreciar tu trabajo lo que yo veo es que por encima de todo lo que eras, fuiste humano.

arte, pinturas, feminismo, actualidad, historia, realidad, modernismo, impresionismo, realismo, Mona Lisa, Leonardo Da Vinci, Hombre de Vitruvio, Miguel Ángel, Edgar Degas, A TRAVÉS DE LA HISTORIA. 4-LA APOLÍNEA DE LO DIONISÍACO
Da Vinci, Leonardo. El Hombre de Vitruvio

El artista ve lo que otros sólo logran vislumbrar.

Os lo debemos a vosotros Edgar Degas y Claude Monet  el aprender que la crítica no es más que la regla para saber que lo estamos haciendo bien. No todos nos van a admirar, a Louis Leroy le amargó el té Impresión, sol naciente, pero a nosotros nos hizo ser conscientes, conscientes de cómo se ve la luz tras unas lágrimas y de cómo el arte es hacer público aquello que amas.

El arte no es lo que ves, sino lo que haces ver a los demás.

Degas, Edgar.

¿Qué es el arte? ¿La idea o su ejecución? ¿Está en quién mira o en su creador? El arte está en sentir, en crear con libertad Muchacha en la ventana, para luego pintar La persistencia de la memoria sin lavarse la cara. Lo clásico y lo contemporáneo no son más que dos formas de manifestar que uno está vivo aunque no sepa de dónde viene ni hacia dónde va. Y no todos te van a entender Miró  porque del mundo no hay solo una visión, y al que diga que él lo podría haber hecho, yo le preguntaré que por qué no lo pintó.

Que no conozca el significado de mi arte, no significa que no lo tenga.

A la hora de explicar la idea de «yuxtaposición», Miguel Ángel es el modelo de referencia. Esculpió al David en un afeminado contrapposto: la mano laxa que contiene la flácida honda transmite una vulnerabilidad femenina y, sin embargo, sus ojos irradian una determinación letal y tiene los tendones en tensión y las venas hinchadas, señal de que se dispone a matar a Goliat. Es una obra al mismo tiempo delicada y mortal.

Mamá no se aleja demasiado del David. Se trata asimismo de la atrevida yuxtaposición de unos principios arquetípicos opuestos. En la naturaleza, la viuda negra es una criatura temible: un depredador que captura a sus víctimas con la telaraña y luego las mata. A pesar de tratarse de un arácnido mortal, aquí está representada con un voluminoso saco de huevos, preparándose para dar vida. Es a la vez depredadora y progenitora. Su poderoso cuerpo sostenido por unas patas imposiblemente finas transmite a la vez fuerza y fragilidad. Creo que Mamá podría considerarse un David moderno, ¿no le parece?

Brown, Dan. Origen.

El arte avanza, converge y reaparece, pero hay algo que siempre se mantiene y es su esencia, la que hace que cada obra sea diferente.

Nos percibes con tu ojo de sabio y figuras todos nuestros detalles, porque solo tú sabes hacer arte de los chicles que contienen las calles. No confían en ti, creen que cambias la realidad, pero tú captas un instante y lo haces inmortal. Toda mirada es subjetiva y toda vista, precaria. No hay ser omnisciente que pueda mostrarnos más que un buen fotógrafo al disparar con flash.

Mis retratos son más acerca de mí que lo que son sobre la gente a la que fotografío.

Nos transportas a otra época, nos rompes y luego unes las piezas, nos haces explorar que el sin sentido no siempre es malo y que quien sabe usarlo es bien sabio. Una actitud ante la vida, un latido inesperado y un testigo para retratarlo. En Madrid fuiste tú, Trillo  quien invadió paredes y publicó en revistas haciendo al tímido extrovertido y al recatado un sublevado.

Te has cortado un mechón de pelo y lo has metido en un sobre, tienes toda una colección, debe de haberte llevado años, si te digo la verdad me parece un poco raro, pero si algo he aprendido es que lo raro también es alabado.

Porque la pregunta correcta no es si existe o no Dios, sino si aquello que has experimentado mediante tu expresión puedes mostrarnos. Por eso pienso que hay fantasmagoría en cada obra de arte, ya que no es solo lo que ves sino lo que hay a parte. Evoca nuestros sentidos y acciona nuestras neuronas, emparejando de por vida ideas que creíamos siempre permanecerían solas.

Trillo, La movida madrileña, A TRAVÉS DE LA HISTORIA. 4-LA APOLÍNEA DE LO DIONISÍACO

Aunque parezca paradójico, la vida imita al arte mucho más que el arte imita a la vida.

Los artistas crean, crean un mundo a su gusto y semejanza, no porque sean dioses, sino porque para hacerlo no hace falta. No hay condiciones ni barreras, desde siempre nuestro lienzo estuvo en blanco, listo para hacer con él lo que queramos, incluso si eso es no pintarlo.

Afremov, A TRAVÉS DE LA HISTORIA. 4-LA APOLÍNEA DE LO DIONISÍACO

Y así es como se unen tus acuarelas y su sd, con una cámara en mano para retratar lo que hay en frente de él. Fue vuestro amor, puro y agitado, el que hizo al tren aparecer por medio de los hermanos Lumiére.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *