La reina es un poema feminista que reivindica el poder que tiene cada mujer sobre su propio cuerpo. Una exploración del placer sexual.

Soy el diablo perturbando tu pureza,

y la zorra que cuestiona tus proezas.

Soy la puta que no calma tu calentón

y la que se toca un día si y otro no.

 

Me gusta mi cuerpo y te lo digo bien alto,

mis pechos son pequeños y el salón recreativo de mis manos.

Quemé mis push-up’s hace tiempo,

y ahora mis pezones son la cima que corona mi cuerpo.

 

No soy fácil,

sé qué es lo que quiero,

no soy beata,

yo controlo el freno.

 

Ardo en tu infierno,

¿Y qué si estoy cachonda todo el tiempo?

Escúchame bien: este es mi reino,

y tu falta de intelecto no harán más que llevar a esta reina a levantar su propio imperio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *