Sobre mí

¿Qué define a una persona? ¿Hay acaso un mínimo de caracteres que puedan representar la complejidad de cada ser humano? Yo no lo creo. Pienso que puedes saber que me llamo Andrea Brandariz Rioja, que nací el 20 de noviembre de 1997 y que estudio el doble grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Quizás con eso te baste. Yo espero que no.

Espero que cuando la inquietud llame a tu puerta, desees conocer lo más banal y profundo de cada uno: el porqué de su color preferido, las rarezas de sus sueños, las manías con las que convive, sus respuestas a preguntas existenciales y a situaciones inexistentes, sus pensamientos más terroríficos o su fetiche más vergonzoso. Espero que no te conformes nunca con la idea de que ya lo sabes todo sobre alguien porque ni si quiera uno mismo conoce las fronteras de su propio universo.

Tal vez sea esa la razón por la que escribo, por la que busco hacer de lo intangible una versión más material. No creo que algún día toque pared y aunque mis conocimientos sobre mi mente jamás alcancen el nivel de mi ignorancia sobre ella, mi recorrido me habrá mostrado paisajes hermosos desde los más desiertos parajes a los asombrosos oasis naturales, desde zonas sin asfaltar a las más emblemáticas ciudades. Tú eres mi visitante, construirás o pasarás de largo, pero quieras o no, algo de mí quedará siempre en la suela de tus zapatos. 

Secciones

Blog

Últimas entradas

a la muerte de un amigo

A la muerte de un amigo

Conocí a José Luís en el Colegio de Abogados. Un reducido grupo de letrados emprendíamos la aventura de construir lo que luego sería El Aula de Migración.
Circe

Circe

La diosa Circe, apresada en las palabras de Homero bajo las que convierte a los hombres de Odiseo en cerdos. Sintetizada en pocos segundos de un capítulo de Los Simpsons toda su existencia, un acontecimiento aislado y descontextualizado sirvió de…
estado de sitio

Estado de sitio

Oímos hablar de estado de emergencia, de confinamiento, incluso algunos hablan de dictadura. Pese a la alergia que me producen algunas -la mayoría- de esas voces, no puedo por menos que reconocerles una cierta consistencia. No obstante, quizá por mi…
que caigan las palabras

Que caigan las palabras

¿Cuán real es la súplica que susurramos cuando ya es demasiado tarde, cuando deseamos recapitular y hacer algo que impida el desenlace que ya conocemos? ¿Cuánto líquido derramaríamos si nuestras palabras cayeran? ¿Serían acaso un intento hueco de redimirnos?
Teatro sin público

¿Teatro sin público?

Distanciamiento físico, renuncia a todo contacto humano, grupos reducidos, condena de toda multitud. ¿Será posible, con este nuevo formato, la idea misma de fiesta?
la feminista respetable

La feminista respetable

Puede que el feminismo sea un concepto fruto de la invención social con toda la complejidad que ello conlleva, sin embargo, se basa en una proposición aparentemente sencilla: la igualdad entre hombres y mujeres