In Memoriam de José Luís Pérez Sanz

Conocí a José Luís en el Colegio de Abogados. Un reducido grupo de letrados emprendíamos la aventura de construir lo que luego sería El Aula de Migración. Buscábamos levantar un sistema de defensa que alcanzara a dar protección a los más débiles de la tierra. Empezaba esa terrible trashumancia de los refugiados. Migrantes y exiliados de todo el mundo llegaban a Europa a la búsqueda de cobijo. Luego, muchos otros colegas se sumarían al proyecto. José Luís supo estar siempre en lo más duro de la batalla.

In memoriam de Jose Luís Perez Sanz. Amigo y compañero

Qué mejores palabras que este poema de Antonio Machado

Tierra le dieron una tarde horrible
del mes de julio, bajo el sol de fuego.

A un paso de la abierta sepultura,
había rosas de podridos pétalos,
entre geranios de áspera fragancia
y roja flor. El cielo
puro y azul. Corría
un aire fuerte y seco.

De los gruesos cordeles suspendido,
pesadamente, descender hicieron
el ataúd al fondo de la fosa
los dos sepultureros…

Un golpe de ataúd en tierra es algo
perfectamente serio.

Sobre la negra caja se rompían
los pesados terrones polvorientos…

El aire se llevaba
de la honda fosa el blanquecino aliento.

?Y tú, sin sombra ya, duerme y reposa,
larga paz a tus huesos…

Definitivamente,
duerme un sueño tranquilo y verdadero.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *