Retorno, Mi manía de pensar, Inicio, Principio, crecimiento,

Retorno

Volver al inicio, a donde la cáscara sigue intacta y la mariposa es todavía oruga. Me fui sin recrearme en la pena, sin meditar la ida, sin sentir la marcha como pérdida, pues creía haber perdido allí demasiado, suficiente para querer marcharme y suficiente como para, de no hacerlo entonces, vivir eternamente en mi propio Estocolmo.