Fernando Oliván

Colaborador - Creador de El Gran Teatro del Mundo

Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Rey Juan Carlos, Fernando Oliván ha colaborado en numerosos programas de cooperación jurídica, tanto en el espacio mediterráneo como en América Latina. Fue presidente del Foro Hispano Marroquí de Juristas, de cuyo Consejo es miembro. También trabajó en el establecimiento de la Corte Penal Internacional de Naciones Unidas. Por designación de la Secretaría General, fue uno de los tres miembros responsables de la asistencia jurídica. 

Su trabajo intelectual pretende dar respuesta a las contradicciones y paradojas que lastran la lógica y la praxis de las instituciones jurídicas y políticas. Buena muestra de ello es su Nueva teoría política, obra con la que se inicia la serie teórica que prosigue con Antropología de las formas políticas de Occidente, pero también su ensayo Para una lectura radical de la Constitución de 1978, en el que desmenuza el sentido práctico y posibilidades de futuro de nuestro texto fundamental.

Teatro sin público

¿Teatro sin público?

Distanciamiento físico, renuncia a todo contacto humano, grupos reducidos, condena de toda multitud. ¿Será posible, con este nuevo formato, la idea misma de fiesta?
decadencia

Decadencia

Tras Nicea, en el Concilio Oecuménico de Calcedonia, el cristianismo -o sea, el Emperador que para eso ha hecho de ese mito la nueva religión del estado- planteó unificar la doctrina cristológica.
la troupe

La troupe

El teatro clásico, y digo esto con minúsculas, haciendo referencia al de hace, a penas, un siglo, descansaba sobre el trabajo de las “compañías”, pequeñas “troupe” de cómicos que, de pueblo en pueblo, iban representado las obras conectando a los…
El chiste

El chiste

El chiste, como la canción (ahí incorporo a la poesía), se ubican en la frontera del lenguaje. Es decir, constituyen su origen y su disolución, su alfa y omega como dirían los clásicos
la memoria

La memoria

Imaginamos porque ya hemos visto, ingeniamos porque conocemos. El hombre absolutamente libre, el ingenuo radical, carece de imaginación. Nuestra libertad, por paradójico que parezca, está en proporción directa al número de cadenas que nos atan a esos repertorios de imágenes…
Los sátiros de Rubens

El diálogo

¿Qué es lo que me interesa del teatro? Me interesa su lenguaje, de ahí mi atención sobre la mecánica de los diálogos, verdadera sustancia material sobre la que se construye la escena mediterránea.