BlogReseñas> El Sha o la desmesura del poder I

El Sha o la desmesura del poder I

Oriente es Oriente y Occidente es Occidente y estos dos mundos no se encuentran jamás. Ni se van a encontrar ni se comprenderán tampoco. ​

Kapuscinski, Ryszard. El Sha o la desmesura del poder, 1987. Pág. 125.

.

Aguantamos. Los seres humanos aguantamos. Continuamos a pesar de las balas perdidas, los amores no correspondidos, las falsas sonrisas y los sueños frustrados. Seguimos adelante porque creemos que hay que sufrir, que para alcanzar el éxito primero debemos haber besado al fracaso, porque hemos sido criados en un régimen religioso donde nacemos culpables y pecadores, donde solo el dolor que nos corroe puede salvarnos. Nos muestran una realidad que solo puede dar lugar a dos clases de personas: las que se pasan la vida redimiéndose y las que aceptan la condición que les fue impuesta y pecan. 

Pecan de narcisismo, de orgullo, de vanidad. Lo hacen una y otra vez porque saben que muy pocos se arriesgarán a caer en las llamas del infierno. Toda una civilización pone la otra mejilla como el gran libro les ha enseñado y, en consonancia, esta se vuelve aliado. El silencio y la sumisión conforman el patrón que rige al poblado y, puede que pase mucho tiempo, pero al final los que se redimían terminan comprendiendo que el perdón no los salva, sino que les muestra clara e indudablemente la condición que, con sus acciones, habían obviado. Así que, eventualmente, este método de educación solo produce un tipo de persona: la que peca y ha pecado.

*

La figura del Sah ostentó el mando de Irán durante 478 años (1501-1979). Más de cuatro siglos en los que los iraníes estuvieron bajo las órdenes de líderes despóticos y codiciosos. Y, sin embargo, solo en septiembre de 1978 las circunstancias fueron las propicias para que, cuando un policía armado gritara que abandonasen la zona, un hombre mantuviera su posición dando comienzo a la revolución que derrocaría a la monarquía el 11 de febrero de 1979.


El sha o la desmesura del poder de Ryszard Kapuscinski es aquello que ha provocado en mí la chispa por saber y entender el pasado y el presente de un país como Irán. Quiero ser corresponsal de guerra, conocer culturas y paisajes que activen conexiones neuronales nuevas, redescubrir la historia y vivir una experiencia no sesgada por barreras predispuestas. Esa es la razón por la que comencé a leer a Kapuscinski. Vi en él a alguien que, aún siendo el protagonista de su historia, no la vive como tal. Se funde y mezcla en el ambiente que habita, escucha y contrasta, pregunta y calla, pero sobre todo, siente. La historia nace de sentimientos, compartidos y confrontados, y sin ellos no hay nada, ni hechos ni personas ni consecuencias. 

.

Hay una parte en el libro en la que describe como de lejos ve a unos guardias dormidos custodiando la entrada de la embajada americana que, hacía pocos días, el pueblo iraní había tomado. Recordé entonces lo que había pasado por mi mente cuando vi la película Argo (fig. 1) de Ben Affleck: miedo. Me daban miedo aquellas personas que querían entrar a la fuerza en la embajada, que gritaban y hablaban en un idioma para mí incomprensible y sujetaban imágenes de un hombre chiíta ante cuya religión también me mostraba reacia. Vi cómo entraban, cómo los cogieron, cómo los fusilaron. 

Eran funcionarios del estado americano. No habían atentado contra la vida de nadie y, sin embargo, acabaron en el suelo de un sótano frío lejos de su hogar. Vi esa película y, al salir, no pensé en la otra mirada que fue testigo de esos hechos. No había reparado en porqué los iraníes habían actuado con esa violencia, asumí la historia como real y al pueblo árabe como al enemigo. Ahora conozco la verdad en su totalidad y, aunque no excuse las vidas que arrebataron aquel día, ya no vislumbro buenos ni malos. Al final todos somos humanos concebidos bajo la misma naturaleza.

Ryszard Kapuściński, El sha o la desmesura del poder, libro, Asia, Iran, Ayatolá Jomeini, Persia, reseña, lectura, argo, Ben Affleck
Ryszard Kapuściński, El sha o la desmesura del poder, libro, Asia, Iran, Ayatolá Jomeini, Persia, reseña, lectura, argo, Ben Affleck
Figura 1. Fotogramas de la película Argo. Muestran los acontecimientos que dieron lugar a la Crisis de los Rehenes de 1979.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *